SON TIEMPOS PLANETARIOS

De manera excepcional quiero hacer un comentario a este pequeño pero gran texto, certero, claro, clarificador, concreto, que da justo en el punto exacto donde todos deberíamos atender.

Leedlo queridas amigas y amigos porque de él se desprenden las claves que, aunque duras, van a traernos la auténtica libertad. Gracias Ricardo Murillo.

Wabbbla.

===============================================================

Varios/Otros ~ Son tiempos planetarios.

Son tiempos planetarios de grandes decisiones que la humanidad debe tomar, pero no sólo para salvarse sino salvar al planeta y al propio cosmos.

Hemos llegado a un punto de inflexión tan profundo y tan extremo que solamente una vuelta de campana de la conciencia colectiva puede abrir una puerta para la salvación de la especie.

Ha llegado el momento donde no hay más tiempo y, aunque hay que tomarse el tiempo que cada uno necesita para el cambio, ¡no hay tiempo que perder!

La verdadera revolución es la individual. Ya no podemos esperar que líderes, maestros, países o becerros de oro nos ofrezcan una nueva receta milagrosa para que en masa sigamos distrayéndonos con teorías o ideas que, en definitiva, no son más que ocurrencias mentales de algún trasnochado que cree ser el dueño de la verdad y, en nombre de ella, se instale en el poder.

Somos seres con conciencia elevada para, en una visión introspectiva, comenzar a buscar hacia adentro, el reconocimiento de quienes siempre hemos sido. No sólo como seres humanos circunstancialmente transitando este planeta, sino como seres celestes pertenecientes al cosmos, a la propia esencia espiritual de la energía cósmica.

Esto nos cuesta reconocerlo, no por no saberlo sino por cobardes, pues el hacernos cargo de que somos parte de la esencia cósmica implica grandes cambios inmediatos, tales como soltar lo mundano, dejar de pensar, de pelear y de luchar por ambiciones tan mezquinas como el poder, la riqueza o el ego, bases debidamente construidas por la humanidad desde sus principios con clara ambición de perpetuidad.

El hacernos cargo de que somos mucho más que por lo que hemos luchado siempre, implica tener que dejarlo partir, y significa que por lo que hemos luchado y ambicionado ha perdido sentido.

Esto, para nuestra soberbia, es lo más grave y lo peor. Pero por ello, postergamos lo mejor de nosotros mismos: ser, vivir y expandir nuestro ser divino.

Ricardo Murillo

—————————————————————————
Para recibir estos mensajes en tu mail, SUSCRIBITE GRATIS. Visita la Web
http://www.trabajadoresdelaluz.com

Tags:
Leave a Comment