Háblale y escúchale

Cuando nacemos, bueno, antes de nacer, un espíritu elevado se encarga de nosotros. Es un ser que vive en un estado superior al nuestro, que pertenece al Universo y que no está viviendo en esta densidad 4D en la que nosotros vivimos en la Tierra.
Este ser estará permanentemente conectado a nosotros y nos ayudará, alentará, cuidará, aconsejará hasta que desencarnemos y dejemos el cuerpo. A este espíritu elevado le llamamos nuestro ángel de la guarda (nombre heredado de la tradición católica), pero más allá de cómo le llamemos quiero decirte que es una realidad, que existe.
¿Cuál es el problema? Que le ignoramos. No le tenemos como partícipe de nuestra realidad y por lo tanto para nosotros no existe. En cambio si, fruto de nuestra evolución espiritual, comenzamos a hacer consciente su esencia, comenzaremos a notar “señales” inequívocas de su existencia. Mensajes en forma de reacciones corporales como erizamiento del vello corporal, sensaciones de escalofríos por la columna vertebral, mensajes en los sueños o simplemente certezas en nuestro pensamiento. Si comenzamos a establecer una relación consciente con él/ella, se manifestará en nosotros tarde o temprano.
Es sencillo, acuérdate de él constantemente, háblale mentalmente o físicamente, pregúntale su nombre, pídele ayuda o consejo… todos los días.
Si lo haces comprobarás que lo que te cuento es verdad. Yo lo hago.
Con todo mi amor, Wabbbla.

Anterior

Rápido…

Siguiente

ARCÁNGEL METATRÓN A TRAVÉS DE J. TYBERONN

1 comentario

  1. En un todo de acuerdo, él nos lleva a lugares insospechados con la sutileza de su superioridad e inspira muchos de nuestros actos cuando sabemos interpretarlo. Gracias <3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén