Es hora de abrir los ojos, las orejas, la mente… y ver