Mes: diciembre 2007

III -tres-

Como el fuego, tan volátil y atemporal…

El otro día estuve paseando por lo que fue mi antiguo colegio de primaria, lo recordaba enorme, con un gran patio de tierra con dos porterías de fútbol donde echábamos aquellos partidazos de 20 minutos durantre el recreo. Pensaba que el tiempo no le iba a afectar.

Todo había cambiado tanto que sólo resultaba reconocible el edificio -en parte-.

Lo que era un inmenso campo de cebollas -ya nos encargábamos de llenarlo de avioncitos de papel- que llenaba nuestros ojos desde la ventana del aula, ahora es una calle principal y al otro lado un hotel, enormes edificios… También había caminos de tierra que ahora son avenidas, y campos de patatas que ahora son edificios con piscina y vigilancia permanente. Es una nueva zona IN, jajajaja.

Sólo hace 20 años, y como el fuego han pasado y ya no están.

Quizás el tiempo que pasa ofrezca nuevos escenarios, pero me hubiese gustado que los campos de cebollas se hubiesen convertido en parques con árboles y los de patatas también, y no en gigantes de hormigón. “C’est la vie”.

Posted by Picasa

II -dos-

Esta imagen me da paz, un lago en una montaña y unas vacas inmóviles, como dejando pasar el tiempo con la mirada perdida en el horizonte de su propio pensar. Me fui acercando poco a poco, me senté a su lado y dejé que se crease el vacío en mi interior. Sentía la cercanía de la vaca, salía algo de humo de su cuerpo, ella me miraba sin moverse, como por el rabillo del ojo, como desconfiando de mí.
Después de un minuto -me hubiese quedado allí, así, el resto del día- retomé mi ritmo, activé la cámara y me puse a disparar. Ella ya no extrañaba mi presencia tanto, tampoco se había acostrumbrado pero sabía que yo no era el típico turista energúmeno y NeoTroll que no la deja en paz. Disparé unas 50 fotos seguidas, sabía que ya tenía la toma pero me resistía a abandonar aquel hermoso lugar y como llevado por un impulso infinito no pude dejar de apretar el botón, y apretar, y apretar… y cuando vi que ya estaba bien me despedí de esta vaca, ella estaba tranquila, respiré por última vez profundamente y estirándome busqué con la mirada a mi mujer y mis hijos… fueron los 3 minutos más intensos quizás de todo agosto. Quiero volver.

Posted by Picasa

I -uno-

¿No te parece que la gente buena lo tiene más difícil que la mala? A mi me parece que sí. Que fácil es llenarse la boca de orgullo y de palabras vacías, que fácil es engañarse e intentar engañar a los demás (y qué fácil es ver cuán ignorantes son aquellos que lo intrentan), que fácil es enriquecerse a costa de los demás y dejarse llevar por una falsa justificación de esfuerzo y de justicia, que fácil es cerrar los ojos para no ver lo que necesita quien está al lado justo y grita ayuda, que fácil.
 
Esta puta sociedad que nos alimenta, mantenida por algunos forofos de lo ajeno y dejada de la mano de la razón. Esta miserable sociedad del consumo y del confort, y del derroche, y de la contaminación, y del odio, y de la violencia, y de la sinrazón, y de la injusticia, y del yo más. En esta puta sociedad vivo. Aquí intento ser lo más consecuente posible sin dejar las cartas a un lado y comenzar a andar… no, todavía no. Cada vez lo pienso más y más veces, hasta que llegue el momento de comenzar a caminar.

Inauguración

Creo que ha llegado el momento de mostrarme en forma de blog. Aquí escribiré todo lo que me parezca oportuno sobre yo mismo y lo que me rodea, ideas, experiencias, sensaciones… también escribiré sobre el mundo, sobre el universo de ideas que formo a mi alrededor sin ánimo de satisfacer a nada ni a nadie, con ánimo de dejar constancia de muchas cosas que como vienen se van.
Intentaré dejar escritas algunas y dejaré escapar la mayoría porque hay de ellas que no se pueden escribir, no se dejan escribir, no quieren ser escritas.
 
[…] a veces recuerdo paisajes que me han impresionado al visitarlos, como si ya hubiese estado antes allí, cierro los ojos de dentro y los veo, y paseo por allí un rato.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén